Políticos y banqueros a la cárcel

Esta fue la intervención realizada por una persona afectada por la hipoteca en la manifestación del 29 M en Pamplona/ Iruñea .

Aquí la suscribimos punto a punto .



Políticos y banqueros a la cárcel. Fue la consigna que corearon los islandeses, en 2009, cuando estalló la crisis económica que implicó el colapso de sus principales bancos y el hundimiento de su opulento sistema de vida. Y han conseguido sentar en el banquillo a banqueros inescrupulosos y a políticos corruptos culpables de la crisis. Y aquí, estamos en mora de hacer lo propio. De agitar las mismas consignas, de meter en la cárcel a los culpables de la crisis.



Los banqueros que nos metieron en la locura colectiva y desbordada del consumismo, esas mentes perversas que hipotecaron a las familias con casas ruinosas a precios de chalet, deben pagar con cárcel su despropósito. Y lo deben pagar, porque no fue por error de cálculo que nos dejaron en la situación de hipotecados esclavos, si no, porque de hecho pensado, con mala saña, inventaron "productos" para estafar a los incautos.

¿Cómo se explica que haya cientos de miles de damnificados que coincidimos en tiempo y circunstancias agobiados por esta mala práctica, en todo el estado español? ¿ Cómo se explica que diariamente los bancos y cajas, sin excepción, desahucien de sus viviendas a personas humildes que han pagado durante varios años sus abultadas cuotas y que encima queden debiendo cantidades desproporcionadas, que en muchos casos superan el monto inicial del préstamo hipotecario? ¿ Cómo se explica que los bancos le adjuticaran préstamos hipotecarios para pagar a cuarenta años, a personas en la sesentena? ¿Cómo se explica que haya personas avalando con su piso a otras que ni siquiera conoce? ¿Cómo se explica el acoso y derribo que practican los bancos, apoyados por los jueces, notarios y la fuerza pública, para hacerse pronto con las casas y engordar su parque de activos inútiles? ¿Cómo se explica la celeridad del actual gobierno para legislar solícitamente en beneficio de los bancos, a los cuales les sugiere códigos de buenas prácticas, mientras a los ciudadanos les imprime la crudeza de las leyes?

Pero no solo a los banqueros les asiste la responsabilidad, también a los políticos que con la mala gestión de la cosa pública dejaron, primero, que creciera la burbuja inmobiliaria sin mover un dedo para pincharla y segundo, que pelecharan los tunantes que se reparten las decenas de miles de millones de euros de los rescates pagando sus comisiones, sus multimillonarias jubilaciones, sus gabelas, sus regalos suntuosos y en comprar deuda pública.



También son responsables los políticos que no legislan para poner fin a las malas prácticas de las entidades bancarias, para cambiar la ley hipotecaria que permita la dación en pago o que se oponen a las iniciativas que en ese sentido se presentan en el Congreso de los Diputados. Esa responsabilidad la comparten los parlamentarios navarros que propugnan por entregarle la banca pública al capital privado, como acaba de suceder con la banda cínica, perdón, con la Banca Cívica.

Es responsable de la orgía inmobiliaria que se desató, una parte muy importante de la sociedad que parecía complotada para perjudicar a los más débiles. Todo el mundo sabía lo que estaba sucediendo, es lo que se dice. Quizás sea una exageración. Pero lo que sí es cierto, es que de entre la sociedad, los notarios, que son parte muy importante, dieron fe, con su cuño, de los cientos de miles de contratos hipotecarios que se firmaron sin decir ni pío del dinero negro que se movía en esas transacciones ni sobre las cláusulas de letra pequeña que podrían ser estafa o por lo menos mala fe o abuso. No se conoce ningún pronunciamiento del colegio de notarios alertando sobre lo que se nos venía encima. Fueron muchos los millones de euros que ingresaron las notarías haciendo su trabajo. Con la boca llena no se habla, decimos en mi tierra. Y los registradores de la propiedad no se quedan atrás, el precio del metro cuadrado de las viviendas se multiplicó muchas veces, según informes de asociaciones de consumidores. Tampoco vieron nada sospechoso, tampoco alertaron a la sociedad, tampoco denunciaron el desaguisado, no les correspondía, dice la gente.

¡Termino pidiendo cárcel para los banqueros inescrupulosos y estafadores!

¡Y que se vayan todos los culpables de la crisis!

¡Este apenas es el comienzo!..................en Pamplona a 29 de marzo de 2012



Gracias “Sos” .

via: Email

PUBLICACIONES PDF

KoMpArTiR

Twitter Delicious Facebook Digg Favorites More